A partir de 38€ PORTES GRATIS

LA CESTA
DE LA
COMPRA

CARRITO

BUSCADOR
POR NOMBRE

BUSCADOR
POR MARCA
LA BIBLIOTECA ENCANTADA
Tienda online especializada en la venta de quinoa y superalimentos
LOS APEGOS ALIMENTICIOS Y LAS EMOCIONES
Existen los denominados apegos? Porque se les da tanta fama a los “antojos” en la época del embarazo?

Si reflexionamos desde el punto de vista energético tiene una clara, simple y contundente explicación.

El embarazo es el único proceso en la vida de un ser humano, en que el cuerpo físico impera, manda, tiene prioridad con relación a los otros cuerpos (mental y emocional).
Nos pasamos toda la vida actuando con nuestra mente, que es el cuerpo de vibración más rápida. Con este dirigimos nuestra vida, olvidando y enterrando nuestras emociones y evitando escuchar lo que nuestro cuerpo físico nos comunica y necesita.

Pero en el periodo del embarazo, diríamos que el cuerpo físico toma la rienda de nuestra vida. Hay que formar a otro ser, y por ello, la futura madre tiene necesidades especificas si no posee una alimentación adecuada.

Es por esto, que en un momento dado, esta mujer desea un alimento determinado. No es un antojo, es una necesidad por cierto alimento para compensar su carencia. Por ejemplo, si desea queso, no significa que la deficiencia sea ésta, sino lo que este producto contiene, puede que necesite en su alimentación diaria más: grasa, proteína, nutrición, calor, energía densa, textura seca, minerales si el queso que desea es salado y seco, etc…..

Esta muy claro en el embarazo, pero también se puede extender a cualquier ser humano en cualquier etapa de su vida.

Cuando hay deseos, los denominamos “apegos alimenticios” , son en realidad carencias energéticas. Si éstas provienen de una alimentación desequilibrada podrían tener dos orígenes:

1)de origen físico, o sea esta persona estar deficitaria de minerales (por esto desea patatas fritas saladas), o proteínas (por esto desea jamón), o de carbohidratos (por esto desea chocolate) etc…

2)de origen energético, por esto, puede se desee cierto alimento que nos genere calor, nos relaje, nos de energía rápida, subidon de glucosa, efecto de desinhibición, por ejemplo, ¿por que en los famosos “botellones” se escoge tomar altas cantidades de alcohol? ¿Por qué no se utiliza agua o zumos de frutas?

A lo largo de los próximos capítulos, intentare descifrar todas estas particularidades, para que así podamos comprender mejor la naturaleza de estos mensajes que no entendemos, vengan las carencias del cuerpo que sea (físico, emocional, mental)

LO QUE NECESITO Y LO QUE DESEO.
Viviendo en esta sociedad de consumo, ruidos, rapidez, competitividad y agresividad, es difícil poder escuchar a nuestra voz interior, intuir sus susurros y equilibrarnos con sabiduría a cada momento.

También porque nuestro Ser, no es tan sólo el cuerpo sólido que vemos delante del espejo, sino que poseemos otros cuerpos; los cuales al vibrar más rápidamente no los percibimos de forma tan densa y clara.

Nuestro cuerpo emocional y nuestro cuerpo mental, también tienen necesidades y si no las compensamos con su nivel apropiado de vibración, desearan compensarlo con alimentos de naturaleza física “comida”, produciendo todavía más conflictos en el cuerpo con carencia.

Es muy fácil de entenderlo, pero que difícil es el aplicarlo a la vida diaria!!!
Y entonces es cuando la unidad: ARMONIA, EQUILIBRIO y PAZ se desintegra, se divide en dos polos, antagonisticos y opuestos: LO QUE NECESITO y LO QUE DESEO.

1)LO QUE NECESITO.
Se puede perfectamente entender, pero ¿se sabe?
¿Nos han educado desde la infancia de forma en que podamos escucharnos y saber cuando necesitamos un zumo o ensalada para refrescarnos o un cocido caliente o un puñado de frutos secos para calentarnos y nutrirnos?
Hay que ir paso a paso, y poco a poco observarnos sin juicios, sentir nuestra vibración energética:

•¿Nos sentimos débiles o con mucha energía?
•¿Hiperactivos, con necesidad de relajarnos o totalmente pasivos con necesidad de activarnos?
•¿Con calor o con frío?
•¿Con exceso de grasas, kilos, emociones fuertes o con carencias, depresivos, anémicos y con deficiencia de peso y energía?

Puede que algunas veces nos equivoquemos u otras acertemos, depende del valor y coraje que poseamos para aventurarnos en este camino de energía y constante cambio.

En resumen, hay que proveer al Cuerpo Físico de sus necesidades alimenticias, de acuerdo con sus necesidades físicas del momento y con alimentos físicos.

Aunque resulte muy fácil de entender, es muy complejo aplicarlo, ya que NO todos los cuerpos (físico, emocional, mental) están en equilibrio o tienen las mismas necesidades energéticas. Mientras uno puede que esté débil, sin energía, otro puede que se encuentre tenso, rígido y con unas necesidades opuestas al primero.

Una tipología muy común de constatar, es ver como muchas personas poseen un cuerpo físico muy débil, al mismo tiempo que un cuerpo mental y un cuerpo emocional muy tenso, rígido, con exceso de energía bloqueada del pasado.

Mientras el físico, necesita reforzarse, remineralizarse y nutrirse, el emocional y el mental, necesitan abrirse, fluir y depurarse. O puede que el cuerpo físico tenga exceso de peso, mientras que el emocional esta totalmente desnutrido y aullando por “alimento emocional”

No podemos empezar a reforzar al cuerpo físico, hasta que no empecemos un trabajo energético de abrir y depurar el cuerpo mental y el emocional.

Y para ello, no es cuestión de comida, sino de conocerlos, de trabajar con ellos, de saber:

•qué emociones tenemos encerradas desde hace años,
•qué actitudes mentales acarreamos por la vida,
•qué creencias en nosotros van afectando nuestra realidad...

Es un trabajo interior, para el cual se necesita mucha humildad, rendición, coraje y ganas de conocernos de verdad.

Si no empezamos primeramente conociendo las necesidades de nuestros cuerpos de vibración mas rápida (emocional y mental), siempre nos auto-sabotearemos con excusas, desearemos alimentos físicos extremos de vibración muy YIN (con efecto de expansión, apertura, vibración rápida, como el azúcar, chocolate, alcohol, exceso de frutas, zumos, estimulantes, líquidos, etc... para compensar energéticamente lo que sentimos en nuestro interior (estancamiento, rigidez, tensión, bloqueo, presión....).

También estos alimentos con efectos extremos de dispersión YIN que se desean, ocasionan una expansión tan extrema que muchas veces el individuo, no se siente en su “propio cuerpo”, se sienten como fuera de él, con falta de control, claridad y raíces en su propia vida. Es una forma muy común de evadirse del dolor, de no sentir, para no tener que afrontar lo que no se desea ver.

En mi experiencia, he constatado que si deseamos realmente un efecto a largo plazo, como forma de vida, hay que empezar primero a conocer y equilibrar los cuerpos más sutiles, los que vibran más rápidamente (emocional y mental), y luego poco a poco, incluso sin hacer nada drástico, ni cambios, veremos como el físico se va paulatinamente equilibrando.

Sabemos muy bien, que cuando se localiza algún desequilibrio a nivel físico, éste conflicto ya existía desde hace años en los otros cuerpos (mental, emocional y etérico/ aura). El físico es el ultimo paso, el paso material y de vibración mas densa con el cual se exterioriza.

Si poco a poco nos hacemos mas sensibles a cambios interiores (a todos los niveles), podremos escuchar los susurros, sentir sus efectos y vibraciones, equilibrarnos más rápidamente y no tendremos que esperar el ultimo paso, el aullido de nuestro cuerpo físico!

2)LO QUE DESEO.
Esta parte tiene muy poco que ver con las necesidades reales del Cuerpo Físico. Ya que éste funciona a la perfección con una alimentación simple, natural y principalmente de origen vegetal.

Es un apego de los otros Cuerpos especialmente el Emocional y Mental a alimentos físicos, para compensar sus carencias a otros niveles de vibración.

La mayoría de las veces desearemos chocolate, alcohol, estimulantes, etc..., no por necesidad física, sino porque hemos sufrido algún problema emocional o dificultad en la vida. Entonces buscaremos esta escapatoria energética de efectos evasivos, dispersantes y volátiles para evadirnos momentáneamente de lo que no queremos enfrentarnos.

O puede que la tapadera, sea con efectos energéticos opuestos, desearemos tomar exceso de pan, galletas, pizzas, snacks salados, carnes, huevos o quesos, de efectos contrayentes, de cerrar, crear limites y barreras sólidas para protegernos, para no sentir, para no sufrir y también evitar, evadirnos del problema en cuestión.

Puede que consigamos nuestro deseo momentáneamente, pero sabemos muy bien que sea cual sea la lección que debamos de enfrentarnos en la escuela de la vida, no pasara, todavía se incrementara más con conflictos de culpabilidad y falta de confianza en nosotros.

Normalmente, lo que deseamos no es lo que necesitamos-
pero, al haber perdido nuestra intuición, se traduce de esta forma.

Por esto recomendamos que en lugar de juzgar el alimento que deseamos en cuestión, observemos la vibración y el efecto que este alimento generaría en nosotros, escogiendo de forma más integral y natural un efecto parecido al nivel del cuerpo que lo necesite.

Tanto para saber lo que necesitamos, como lo que deseamos, es importante un trabajo de auto-observación y concienciación interior.

También, poseer la “habilidad-para-responder” a cada momento, fluir, con las necesidades y los cambios energéticos constantes que la vida nos depara:

1)Vivir en el PRESENTE. Sentirse totalmente aquí, enraizados, con cimientos sólidos en esta vida.

2)Al mismo tiempo que tener habilidad para intuir y escuchar los susurros de nuestras necesidades interiores.
Siendo objetivos y entendiendo la naturaleza de la carencia y de que cuerpo se trata.

3)Dejar fluir, con flexibilidad, estar abiertos a cambios en cualquier momento.

4)Tener energía y vitalidad para poder efectuar los cambios.

Estos puntos anteriores, nos pueden ayudar tener la habilidad-para-responder, o RESPONS-ABILIZARNOS sin rigidez, ni control de nuestra propia vida, creando a cada momento con fluidez, alegría y vida lo que necesitamos.

************************************************************
Por MONTSE BRADFORD BORT

Experta de Nutrición Natural y Energética.

Escritora y terapeuta de Psicología Transpersonal y Vibracional.

Imparte Seminarios por toda Europa.

Galardonada con el PREMIO VERDE 2008, por su trayectoria profesional a favor de la alimentación responsable y desarrollo sostenible.

Web:www.montsebradford.es
Tfn: 618-287-484
Email:info@montsebradford.es





Participa con tus comentarios y dudas:

De momento no hay comentarios.
Introducir comentario

Sólo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics.
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios
enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.
Nombre (obligatorio)
Correo electrónico (no se publicará) (obligatorio)
Texto (obligatorio)   
 
Introducir comentario
Sólo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics.
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios
enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.