A partir de 38€ PORTES GRATIS

LA CESTA
DE LA
COMPRA

CARRITO

BUSCADOR
POR NOMBRE

BUSCADOR
POR MARCA
LA BIBLIOTECA ENCANTADA
Tienda online especializada en la venta de quinoa y superalimentos
ES TIEMPO DE AMAR
En primer lugar mi más profundo agradecimiento por la oportunidad que me brinda este espacio de expresar mi sentir.

....Y mi sentir es que AHORA, ahora "ES TIEMPO DE AMAR"....

Basta de esperar a no sé qué cosa, para permitirnos llegar al amor.Con esta premisa me atrevo y me ofrezco a aportar todo lo que de mí dependa, para hacer llegar este mensaje.

....Que ahora sí, que "YA" es el momento....

==========================================

Como seres vivos, estamos en constante evolución y desarrollo. Tenemos capacidades muy desarrolladas pero aun queda mucho más. Hay un potencial al que tenemos que dedicar una atención especial: es el de tener la posibilidad de estar en paz y mantenernos en paz todo el tiempo deseado.

Este estado nos convertirá en seres mucho más felices y completos; mejorando nuestra especie hasta la más alta complejidad. Ése es el propósito de vida común que traemos todos los seres vivos. La vida nos capacita y nos aporta para ello todo lo que necesitamos.

Ya está en nosotros, sólo tenemos que descubrirlo. Uno de los mecanismos dotados especialmente para ello es nuestro cuerpo. A través de él recibimos los estímulos, la información exacta y precisa para lograr la mayor evolución y objetivo.

El cuerpo nos aporta la información a nivel físico, mental y emocional, para poder discernir, valorar nuestros recursos y decidir hacer en consciencia las funciones necesarias para nuestro auto-conocimiento, auto-apoyo y poder experimentar todo lo nuevo que nos aporta la vida. En consecuencia el cuerpo es un vehículo de principal importancia para llegar al amor.

Debemos darnos cuenta de lo maravilloso que es, del fantástico trabajo que realizan cada uno de nuestros órganos en todo momento, incluso cuando estamos dormidos. Está bien preguntarnos: ¿Cuándo amo a mi cuerpo, cuando lo respeto o cuando lo estoy escuchando?.

Quizás la respuesta no sea todo lo positiva que nos gustaría. ¿Cuantas veces no somos amorosos, forzándolo innecesariamente por no saber escuchar lo que verdaderamente quiere decirnos?. ¿Cuántas veces acallamos nuestras emociones yendo a la nevera y atiborrándonos de comida?. Un desajuste interno emocional no lo podemos enmendar con alimentos o cosas externas.

A veces a los pequeños les acallamos sus emociones (que se están liberando sanamente, pero que conectan con las carencias de los mayores) con el chupete o con algún alimento. Con este mecanismo se aprende que expresar las emociones asusta y que lo mejor es taparlas.

Esto nos desconecta prácticamente de la emoción y luego no disponemos de la capacidad de reconocer lo que verdaderamente nos está ocurriendo.

Lo importante es tomar conciencia de ello.
....CÓMO TENER UN BUEN ROLLITO CON TU CUERPO Y POTENCIAR LA ENERGÍA VITAL....

Disponemos de todo lo necesario para realizar en esta vida, en este lugar, y con quien estamos acompañados, la evolución necesaria para llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos.

Podemos elegir: o dedicamos nuestra energía vital a procesar y eliminar los residuos y toxinas que metemos en nuestro cuerpo; o la dedicamos a que nos alimente, nos nutra y aumente nuestra alegría y vitalidad.

Yo decido en este momento dedicar esta energía a “amar” mi cuerpo, mi mente y mi “vida”. Hasta ahora Su Majestad Naturaleza se ha tenido que encargar solita. Con su sabiduría lo ha hecho lo mejor que ha podido, pero hoy decido que también yo voy a participar con conciencia a cuidar este palacio en el que habito. Su Majestad Naturaleza y yo seremos las únicas responsables de lo que pase. Me encantan las aventuras.

Mi abuela decía “entre comida y comida hay que dejar que el estómago descanse”. Esta expresión la utilizaba siempre con nuestros bebés, sus biznietos. Este dicho es para aprender de esta gran sabia. Experiencia no le faltaba, fue prospera en hijos, (gestó 18 veces).

Si nos cuidáramos como se cuida a un bebé ¡qué bien nos iría!. He experimentado que esa es una de las claves: cuidemos nuestro cuerpo, como cuidaríamos a nuestro bebé. A un bebé le damos de comer a sus horas, no repetimos la misma alimentación: “hoy le toca pollo con verduras porque ayer comió pescado, por la tarde le daré la fruta”. No solemos darle postre.

Es fácil. Sólo hay que recordar cómo se cuida a un bebé; claro que algo más grande y que sabe masticar solito.

Es curioso. Cuando llevas a tu bebé al pediatra porque no se encuentra bien, lo primero que te pregunta es “¿qué come el niño?”. Tú le explicas su alimentación y si el problema está en su barriguita, seguro que nos cambia la alimentación que le damos.

¿Por qué cuando nosotros vamos al médico por este tipo de problemas, no nos hacen esa pregunta?. Una gran parte de nuestra salud está en la alimentación. Y si podemos ayudar a solucionar estos trastornos comiendo más sano, ¿a qué esperamos para intentarlo?.

Yo he pasado por el proceso de algunas de las experiencias físicas menos satisfactorias como: estreñimiento, decaimiento, anemia o cáncer; y todo esto me ha hecho experimentar con muchas cosas, una de ellas la alimentación física.
Afirmo que es maravilloso, cuando empiezas a cuidar el cuerpo –¡cómo lo agradece!– parece que las células, que en un principio las teníamos confundidas, respondieran rápida y positivamente.

Nos levantamos protestando por el día que hace, porque vamos tarde, por la ropa y mil cosas más. Vamos con prisas, con un estado de estrés alucinante, comemos rápido, sin masticar y sin saber qué comemos. Cuando empezamos a cuidarnos, nuestras células lo notan y parece como si se dijeran unas a otras: “estoy tranquila, me nutren bien, estoy relajada y hago un perfecto y cómodo trabajo, ahora esta vida me gusta, noto que me quieren y respetan, yo ya no me quejo, lo decido, ¡ me quedo!”.

Por favor, tengamos a nuestras células contentas. Si estuviéramos enfermos nos permitiríamos tomar conciencia de lo que nos hacemos. Vamos a “mirar” a nuestro cuerpo y cuidémoslo. El hecho de que sólo nos lo permitamos cuando enfermamos, me parece verdaderamente lamentable. Me pone muy triste tener que enfermar para que nos queramos un poquito, pienso si esto no es, una razón de locos.

Enviemos alimentos sanos a todos los órganos de nuestro cuerpo, poniendo interés en el cerebro. Nos olvidamos con mucha frecuencia que lo tenemos, y el sólo necesita un 20% de la energía vital. Enviemos calcio a nuestros huesos, vitaminas y azúcares: todo está en la alimentación.

......COMO CUIDO EL TEMPLO EN EL QUE HABITO......

Por la mañana, lo primero que hago cuando noto la vida en mi cuerpo es dar gracias por estar aquí, (Hoy estoy aquí, hoy es un gran día), lavo y cuido mi cuerpo para que tenga un buen día, lo alimento con comidas sanas, con seguridad, con amor. Hay muchas cosas que podemos hacer mientras comemos; por ejemplo, yo agrego al momento de mi alimentación unos pequeños mensajes ("¡Huuuuu!. Estas vitaminas van a nutrir mis células las van a fortalecer y van a tener vitalidad suficiente, para crecer en perfecto equilibrio").

Me relajo y doy tiempo para saborear lo que como y bebo. Cuando tomo zumos, lo hago en pequeños sorbos, lo mantengo un segundo en la boca y luego lo trago. Eso si, con este método tardamos por lo menos dos minutos más. Pero, ¿acaso no lo merece nuestro bendito cuerpo?.

Como fruta poco a poco, una o dos piezas cada vez. Sé que la fruta se metaboliza muy rápidamente, lo que quiere decir que se digiere rápidamente, por esto la fruta pasa muy poco tiempo en el intestino delgado, y desde allí se envían las vitaminas al lugar necesario. Si comemos fruta después de la comida, ésta quiere pasar por el estómago rápidamente.

Los alimentos tomados anteriormente necesitan un proceso más largo de digestión; y aquí surge el problema: si el bolo alimenticio se queda en el estomago, para digerir bien todo el alimento, la fruta fermenta, no está contenta y protesta (nos sale barriguita); y si el alimento pasa rápido al intestino, éste no está preparado para procesar alimentos a medio digerir y entonces es él quien protesta.

Esto no es la mejor nutrición, ya que estamos ocasionando un conflicto en nuestro organismo y no asimilaremos cada vitamina como es debido, (podemos estar gordos, y tener anemia).
Antes de almorzar, espero unos 30 o 45 minutos si la última fruta que he comido es un plátano, para que mi estómago termine de realizar un trabajo antes de hacer más, ¿o acaso metemos más ropa en la lavadora antes de sacar la anterior?. Él termina su trabajo: la fruta pasa a los intestinos. Mi estómago descansa un momento, se limpia, despierta y comienza de nuevo, acogiendo con alegría nuevos alimentos. Como ya está claro que yo quiero a mi estomago, lo cuido y lo hago sonreír, porque si maltrato esta parte de mi, éste se queja y a veces hasta patalea.

Él –como sabio que es– se las apaña como puede, pero nosotros ya no podremos utilizar esa energía vital para lo que queríamos; y acabamos, en cambio, cediéndola al estomago para que salga de este atolladero. Le damos un trabajo innecesario, y ahora tendremos que descansar más para que él realice sus funciones. Es posible que cuando despertemos de la siesta tengamos hasta mal genio.
Mientras como, saboreo, mastico muy bien los alimentos, tengo unos maravillosos dientes a los que les encantan realizar su función; y –¡cómo no!–, les envío mensajes a mis células queridas: “Que se preparen, que les mando un chute estupendo de energía para que lo aprovechen, como ellas saben”.

Ahora está claro que hay que dejar que el estomago realice de nuevo su función, aunque ésta es un poquito más larga (de 2 a 3 horas), según la cantidad que hallamos ingerido.

La merienda

Particularmente no acostumbro a merendar, porque en realidad no lo necesito. Me suelo acostar temprano (lo mejor es esperar dos horas después de la cena antes de dormir). Hago una merienda cena. Algún día, si me apetece merendar, como una tostada, a ser posible del pan más vivo posible; con algo que crezca (lo más integral), infusión, un cacao, o las riquísimas frutas.

Debemos convencer a nuestro cuerpo de que a partir de ahora sí nos estamos ocupando de él para que empiece a confiar en nosotros; que no le faltará ninguna comida a su hora, y que no tiene que hacer reservas (esos graciosos michelines son nuestra despensa). Convencerle de que cuando llegue el momento le prepararemos unos manjares deliciosos, que lo nutrirán y alegrarán siempre. Ha de saber que a partir de ahora su trabajo lo va a realizar más fácilmente; que tú estás al mando, que él no tiene que seguir llevando la tarea solo, que estás aquí para cuidarlo amorosamente.

Evito: pastas, pan, patatas, azúcar, gaseosas, colas, arroz normal (debemos sustituirlo por arroz integral), así como pensamientos inútiles y dañinos. Sé que estas sustancias le darán a mi cuerpo un gran trabajo para eliminar y su valor nutritivo es mínimo. Si en alguna ocasión los como en algún aperitivo o comida me encargo de que la próxima ocasión sea de verduras y ensaladas frescas para ayudar, en lo posible, a limpiarme.

.....Recordar.....

Debemos recordar que en la fruta, verdura, legumbres, frutos secos y sobre todo en los pescados pequeños hay un gran aporte de calcio. Es necesario beber un poco más de agua entre comida y comida: nuestro cuerpo la necesita. Éste también es un buen momento para decirle que lo estás hidratando y saciando de todo lo que necesitas.

¿¿??Detalles interesantes.....

• Muy importante es hacer algo de ejercicio aunque sean solo 20 minutos: sube la moral. Tomar el aire, el sol, pasear, llenar de oxígeno los pulmones, abrirnos a la vida, aporta alegría y vitalidad.

• Presta atención a la respiración. Para ello podemos tomar como referencia a los bebés: ellos saben, nosotros lo hemos olvidado.

• Intentar meditar, relajarnos aunque sólo sean 5 minutos al día: sentarnos, poner música suave, respirar profundamente, dar paz al cuerpo, dar amor y relajación. El cuerpo lo necesita y lo merece.

• Cuando te duchas, ¿cómo lo haces?, ¿corriendo?, ¿frotas el pelo, el cuerpo, salimos de la ducha y te secas como cuando estás limpiando el espejo del cuarto de baño?. Obsérvate.

Prueba a ducharte con amor, con paz, respira y di: “¡venga que te voy a dar una duchita estupenda!”. Siente caer el agua por tu cabeza y nota cómo limpia todos los rincones de tu cuerpo, cómo limpia todos los rincones de tu mente; enjabónate con amor, igual que enjabonarías a un bebé (los deditos de los pies, las manitas, todo su cuerpecito), nos esmeramos en enjuagarnos y aclarar bien nuestra piel. Y ahora toca secarnos, nos secaremos con pequeños toques, suavemente, cuidándonos. Seguramente tardaremos 2 minutos más, pero merece la pena. Entre los 2 minutos más del zumo, los 5 de meditar, el poquito de masticar mejor la comida y éstos del baño, no llegará a 30 minutos al día. Un día tiene 1.440.

Si tenemos muchas reservas en nuestras despensa, esta energía se va a dedicar principalmente a “ese trabajo” que se ha ido acumulando, porque no sabíamos que estábamos dando más tarea al cuerpo del que podía realizar. Es como si tuviéramos que limpiar todos los días 20 sillas, pero sólo nos da tiempo limpiar 18 diarias. Siempre tendremos trabajo acumulado.

Pronto acabaremos por quitar todos esos rinconcitos, y nuestra energía estará en exclusiva para su trabajo diario y para darnos vitalidad: esa alegría que hacía ya mucho tiempo que no sentíamos. Seremos seres más felices.

• Y finalmente algo muy interesante: divertíos, reíd. Preguntaos ¿qué me gustaría hacer en este momento?. Seguro que hace tiempo que no te das ese gusto (ir al cine, bailar, estar con amigos, un buen baño con unas sales estupendas) proporcionaos ricos momentos y disfrutemos de buenas noches, con felices y plácidos sueños. Desaparecerá toda debilidad física y, por el contrario, se despertarán muchos de los sentidos que estaban aletargados, por ejemplo: pasión por la música, búsqueda de nuevas actividades y –¡cómo no!– nuestra bendita sexualidad.

......YO ESTOY DISPUESTA A DARLE BUEN ROLLITO A MI CUERPO, (es mío y es el único que tengo), ¿Y TÚ?......

" Estoy feliz y profundamente agradecida a este espacio y sobre todo a las personas que lo hacen posible. Es una maravilla tener la posibilidad de escoger buenos y ricos nutrientes desde casa.

Me encanta pasear por el Blog, elegir lo que quiero y disfrutar de la información que me aporta sobre tantas cosas.

..........Felicidades, un hermoso trabajo........."




Manuela Carrasco López

- Facilitadora talleres desarrollo personal
- Hay Teacher:(Acreditada Internacionalmente para facilitar talleres "Sana tu vida", línea de Louise L. Hay)
- Master Avance del método "Sana tu vida" de Louise L. Hay
- Formada por Mª Rosa Casanovas; Alumna directa de Louise L. Hay
- Educadora en Inteligencia Emocional y Autoestima para niños y adolescentes
- Máster Psicoterapia analítica
- Reiki Maestría
- Coaching - Desarrollo profesional estratégico
- Monitora de yoga para niños.


Teléfono: 669635021

cursocrecimientopersonal@hotmail.com

tengounasonrisa@gmail.com

http://www.manuela-carrasco.es/



Participa con tus comentarios y dudas:

Isabel
el 26 de Julio del 2014
  Gracias por lo que aportas,en este momento de mi vida me viene muy bien lo que dices y por hacerlo en aquí donde podemos encontrar lo que necesitemos ......besos
ADELA
el 25 de Julio del 2014
  Maravilloso artículo sobre el amor y sobre algo tan importante como el cuidado de nuestro cuerpo,teniendo a nuestras células contentas en vez de confundidas,como dice Manuela.
Gracias por recordarnos también otros alimentos,los del alma, en el apartado "Detalles interesantes".
Espero con ilusión más aportaciones por tu parte.
Francisco
el 23 de Julio del 2014
  Gracias por compartir,tienes toda la razón,cuidemos a nuestro cuerpo como al de un bebe,nuestro pequeño interior,gracias de nuevo.
Introducir comentario

Sólo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics.
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios
enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.
Nombre (obligatorio)
Correo electrónico (no se publicará) (obligatorio)
Texto (obligatorio)   
 
Introducir comentario
Sólo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics.
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios
enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.